Predicador: ​”Si Jesucristo volviera no iría en burro, sino en un avión” (VIDEOS)

Un próspero telepredicador de Destrehan, en Louisiana (EE.UU.) que, gracias a su labor como evangelista y a las donaciones de sus fieles, pudo comprarse tres aviones privados; asegura que “si Jesucristo volviera no se trasladaría en burro sino en avión”.

Se trata del predicador Jesse Duplanti, de 68 años, que ahora desea un avión privado de 54 millones. “Realmente creo que si el Señor Jesucristo volviera hoy en día físicamente a la Tierra, no iría en burro; estaría en un avión volando por todo el mundo”, dijo días atrás en su cuenta de Facebook.

El religioso asegura que ahora Dios le ha dicho que necesita un nuevo aeroplano: un Falcon 7X con el que podrá “volar sin escalas a cualquier lugar del mundo”, por lo que ha pedido a sus seguidores que “recen para convertirse en socios” de su misión de conseguirlo, pues cuesta 54 millones de dólares.

Lujoso avión

Cabe precisar que al volar en un Falcon 7X, los pasajeros disfrutar de un extraordinario confort y de una lujosa cabina, también se benefician de las excepcionales prestaciones de un avión capaz de atravesar océanos. Se encuentra dentro de la categoría de aeronaves de tamaño medio

Este avión para 10 pasajeros, cuenta con un muy atractivo interior. Asientos de cuero, almacenamiento de cristal, gavetas de hielo, microondas y horno, son solo algunas de las cosas que podrás encontrar adentro.

Críticas y apoyo

Sin embargo hay quienes critican esa supuesta “misión”, y aseguran que ese dinero debería ser usado en favor de los más necesitados. “¿Y no podría tal vez dedicar ese dinero a luchar contra la pobreza, volando en aviones comerciales como el resto de los mortales?”, le indicó uno de los cibernautas.

Empero, Duplanti respondió ya hace tiempo a esa cuestión: “En los aviones comerciales no puede quitarse el cinturón de seguridad cuando necesite levantarse y hablar con Dios”. 

Kenneth Copeland, otro telepredicador, coincidió con él, pues aseguró que en esos aviones están “repletos de demonios”.