Papa Francisco inauguró cumbre contra abusos sexuales en la Iglesia católica

A modo de inauguración, en la histórica cumbre en el Vaticano sobre abusos sexuales cometidos por curas dentro de la Iglesia Católica, el papa Francisco reconoció este jueves, ante la jerarquía eclesiástica, que la comunidad de fieles le pide“propuestas concretas” respecto a dicho problema.

Ante 190 personas —entre los que se cuentan a 114 representantes de las conferencias episcopales— el pontífice manifestó esperar de la Iglesia que no solo se condene los abusos de los clérigos sino “medidas concretas y efectivas” para erradicarlos.

Para dicho fin, se presentaron 21 ideas planteadas por diferentes comités y conferencias episcopales, sobre las que la comunidad reunida comenzará a trabajar. El papa, en su alocución, señaló que “el pueblo de Dios nos mira y espera de nosotros no simples y obvias condenas”.

Uno de los puntos presentados que fue destacado por el sumo pontífice fue “la elaboración de un vademécum en el que se especifican los pasos a seguir por la autoridad en todos los momentos clave del surgimiento de un caso” de abuso cometido por algún representante de la Iglesia.

Otras propuestas en debate

1. La creación de “centros de escucha, compuestos por personas capacitadas y expertas, donde se ejerza un primer discernimiento de los casos de las presuntas víctimas”.

2. “informar a las autoridades civiles y las autoridades eclesiásticas superiores de conformidad con las normas civiles y canónicas”.

3. “Implementar procedimientos compartidos para el examen de las denuncias, la protección de las víctimas y el derecho de defensa del acusado”.

4. “Establecer protocolos específicos para la gestión de las acusaciones contra los obispos”

5. Implementar cursos de formación continua para “obispos, superiores religiosos, clérigos y trabajadores pastorales” respecto al tema.

6. Garantizar “la proporcionalidad del castigo con respecto al delito cometido”, es decir que “los sacerdotes y obispos culpables de abuso sexual de menores tienen que ser expulsados de sus cargos”.

7. “Realizar una evaluación psicológica a cargo de expertos cualificados y acreditados para los candidatos al sacerdocio y la vida consagrada”.