Hallan proteína que inhibe avance de diabetes tipo 2

Bruselas: Investigadores de la Universidad Católica de Lovaina (UCL), en Bélgica, liderados por el doctor Patrice Cani, descubrieron una proteína capaz de detener el desarrollo de la obesidad y diabetes tipo 2, además de reducir el colesterol y el riesgo de arteriosclerosis.

El hallazgo, resultado de 10 años de trabajo, fue publicado en la revista Nature Medicine y allana el camino para el futuro desarrollo de un medicamento contra esas enfermedades. La proteína, con el nombre científico de Amuc_1100, forma parte de la membrana externa de la bacteria Akkermansia muciniphila, que se encuentra en el intestino de animales vertebrados, incluido el hombre.

Administrada en gran cantidad, Amuc_1100 aumenta el volumen de energía eliminada a través de la masa fecal, y reduce el tamaño de las células adiposas. La proteína también disminuye la permeabilidad del intestino, lo que impide que toxinas presentes en la masa fecal entren en la corriente sanguínea.

La proteína fue descubierta al pasteurizar (calentar a 70 grados) la bacteria Akkermansia muciniphila, en un intento de hallar una manera de reproducirla sintéticamente. Esta producción era un paso necesario para poder administrar la bacteria a humanos y probar si se obtenían los mismos resultados de una experiencia con ratas que reveló, en 2013, su capacidad de reducir los efectos de la obesidad y de la diabetes tipo 2.

“Hemos logrado reproducir la bacteria y comprobamos que de esa manera (pasteurizada) es aún más eficaz sobre las ratas. Al investigar la razón de esa diferencia de comportamiento, observamos la presencia de la proteína, aún activa”, explicó Cani. “La pasteurización elimina lo que no es necesario en la Akkermansia muciniphila y preserva la proteína, lo que explica su eficacia multiplicada”, añadió.

Los investigadores realizaron tres baterías de pruebas con ratas obesas, todas ellas con resultados positivos, incluso en el caso de ratas sometidas a un régimen alimentario rico en calorías. En las tres ocasiones, las ratas fueron divididas en cuatro grupos, a los que se administró, de manera respectiva, la proteína aislada, la bacteria en su versión viva, la bacteria pasteurizada o un placebo.

Luego de cinco y seis semanas de tratamiento, los investigadores comprobaron que la bacteria pasteurizada y la proteína aislada tuvieron la misma capacidad de impedir el aumento de masa corporal e impedir el desarrollo del diabetes del tipo 2. Los tratamientos con la proteína Amuc_1100 y con la bacteria Akkermansia muciniphila pasteurizada se encuentran ahora en fase de pruebas clínicas en humanos. Los primeros resultados se esperan en 2017.

Noticias de Apatzingan