Científicos hallan prometedora estrategia para acabar con la metástasis del cáncer

Uno de los principales problemas de los pacientes con cáncer es la metástasis, es decir, la expansión de la enfermedad a otras partes del cuerpo, lo que aumenta en gran medida la tasa de mortalidad.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Basilea (Suiza) analizó 2.486 compuestos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

Durante esta primera parte hallaron inhibidores de las llamadas Células Tumorales Circulantes (CTC). Lo que hacen estos compuestos es disociar (separar los componentes) de estas células responsables de la metástasis.

Así, los investigadores encontraron una nueva forma de entender cómo tratar la metástasis: en lugar de “combatirla”, disociarla.

“Pensamos en actuar de manera diferente a los enfoques comunes; y buscamos identificar medicamentos que no maten a las células cancerosas, sino que simplemente las disocien”, explica a la revista Cell el autor principal del estudio e investigador del Departamento de Biomedicina de la Universidad de Basilea, Nicola Aceto.

Ahora los científicos continuarán con ensayos clínicos en pacientes con cáncer para comprobar la eficacia de este enfoque.

Fuente: FayerWayer

Anterior Profesora de música tuvo relaciones sexuales con alumnos y fue suspendida de por vida
Siguiente WhatsApp Web: 4 razones para no usarlo en el trabajo

Te podría también interesar

Ciencia

Sobreprotección de los padres puede generar hijos inseguros

La hiperpaternidad, término que describe a padres que sobreprotegen mucho a sus hijos y que intentan que sean buenos en todo, puede generar adultos inseguros o con niveles de autoexigencia

Actualidad

Descubren cepa de peste más antigua en restos de 5 mil años

Un grupo de investigadores descubrió una nueva cepa de Yersinia pestis, la bacteria que causa la peste, que podría haberse extendido por asentamientos europeos del Neolítico y haber contribuido a

Ciencia

Iceberg en forma de atún ronda en el Océano

Un iceberg en forma de ataúd se aproxima a su fin al entrar a una zona del océano donde las masas de hielo flotante se derriten. Durante 18 años un trozo